Miles de celebridades y personalidades de la política de todo el mundo como así también personas comunes suben a diferentes redes sociales un autoretrato, individual, grupal, con sus mascotas, en el trabajo, en la calle, convirtiendo a las selfies en un furor.

El 2013 fue elegido como el año de la palabra selfie según el Diccionario Oxford. Dicho diccionario define la palabra como «una fotografía que uno toma de sí mismo, normalmente con un ‘smartphone’ o ‘webcam’, y que se cuelga en una web de medios de comunicación social».

Es de público conocimiento que tal hazaña implica no solo una súper producción, teniendo en cuenta que la cámara la tenemos más cerca, sino también una gran coordinación de brazo con la pose que adoptamos.

Por sus múltiples maneras de sujeción enMijoy se convierte en una herramienta que facilita realizar selfies, incluso aquellas que consideramos imposibles. Con este accesorio innovador bastara usar dos dedos de la mano para hacer la foto, el índice para sostenerlo y el pulgar para disparar. Es tal la seguridad que nos proporciona que hasta podemos hacer fotos sacando la mano por la ventana de un coche en marcha o andando en una moto sin el temor de que se nos caiga.

En definitiva se tomen como se tomen, y con el objetivo que sea (más allá del fin último que siempre es subirlo a una red social), una selfie con enMijoy siempre es una tarea sencilla en la que solo debes preocuparte por tu aspecto.